Gente felis

Accepted?

Apoyada en el alféizar de la ventana, la acompañaba una noche que caía sobre las casas cercanas. Una luna llena y brillante acompañaba aquella noche rara. La chica levantó su cabeza y miró al exterior para contemplar aquello. Unas lágrimas escurridizas cayeron de sus ojos y resbalaron por su cara sin pasar desapercibidas por el reflejo de la luna...
La chica suspiró. Se sentía perdida y confusa. Miró a su habitación. Todo lo que le rodeaban eran recuerdos de lo que quería, y de lo que no. Recuerdos de su pasado, de su presente y quizás de su futuro. Miró todo con asco, pero después se arrepintió y con un gesto de ternura repasó las cosas de su habitación.
Había pasado tanto tiempo allí... Pero no había vuelta atrás. No podía dejar de ser quien era. Era mejor largarse. Hacer vida nueva y que por fin alguien la aceptase tal como era.
Con las manos se enjugó las lágrimas. Después de recorrer la habitación cogió una mochila, se la puso a los hombros, abrió la ventana, puso un pie en el estante que estaba justo debajo, para subirse a él, y salió por ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gustaría que me dejases un recuerdo de que has pasado por aquí